Nuevo servicio de consultoría logística pensado para ingenierías

Históricamente el encaje entre ingeniería y logística y más concretamente, logística marítima ha sido en el menor de los casos un verso suelto dentro del mundo de la ingeniería. En ocasiones, la transición de una ingeniería para convertirse en una EPC ha sido especialmente doloroso en lo que afecta a la parte marítima del contrato logístico. Combinar un mundo de precisiones, planificaciones y ajustes con el mundo marítimo, lleno de lagunas, retrasos, sombras y grises, ha causado no en pocas ocasiones, grandes problemas en la ejecución de proyectos, en forma de retrasos, penalizaciones y otras penurias.

A través de años de experiencia adquirida en múltiples proyectos internacionales de ingeniería, hemos constatado cómo los mismos errores, en lo que afecta a la logística, se han repetido, invariablemente alli donde la fase marítima cobraba relevancia. Hemos sido testigos de cómo la relación contractual que se ha construido entre ingenierías y transitarios, ha supuesto para los primeros, que la fase marítima del proceso que se integra en la “P” del acrónimo EPC ha impactado negativamente en precio y en tiempo de ejecución sobre el conjunto del proyecto.

Hemos constatado como el paso de una ingeniería pura a constituirse en una EPC, ha sido en muchas ocasiones, y en lo que afecta a la fase marítima, un proceso traumático. Hemos presenciado como el doble papel jugado por los transitarios ha sido determinante para redirigir la estrategia logística de las ingenierías.

Hemos verificado cómo los departamentos de logística de las ingenierías, y sus costes fijos, han crecido año tras año, sin que eso supusiese algún tipo de reducción de costes en el proyecto. A nuestro modo de ver, actualmente existe una homogenización del proceso logístico que no se adapta a la filosofía, tamaño, capacidades y personalidad de cada ingeniería.

Por todo lo anterior, Ingemar acompaña a la ingeniería en todo el proceso de diseño logístico, planificación, desarrollo contractual y ejecución del proyecto, con el objetivo de obtener una clara mejora operativa y ajuste a los presupuestos del proyecto.

Third party administration (TPA), al servicio del asegurado marítimo

Un servicio TPA ( Third party Administration ) marítimo diseñado para atender las necesidades muy específicas del siniestro marítimo, concretamente  de empresas navieras y estibadoras. Es una premisa de Ingemar adecuar el servicio a las necesidades de cliente a través de un diseño del servicio muy adaptado a las necesidades del cliente. Ingemar incorpora a este servicio la experiencia adquirida en el sector marítimo asegurador de más de 15 años trabajando como peritos con aseguradores, broker marítimo y empresas navieras en todo tipo de siniestros.  

Este servicio constituye una novedad en el mercado, pues va estrictamente dirigido al asegurado, y muy específicamente al asegurado en el sector marítimo, respondiendo a pólizas marítimas de RC, de cascos y maquinaria y de todo riesgo en terminales y empresas portuarias.

El alcance del servicio se inicia con la tramitación desde el primer momento del siniestro, acompañando todo el proceso  hasta la liquidación del mismo, involucrando a los brokers, compañías aseguradas, peritos y en definitiva todas las partes para asegurar que los pasos en la tramitación se desarrollan técnicamente de manera impecable y precisa, lo que permitirá una liquidación del siniestro en tiempo razonable.

Ingemar pone los recursos humanos con la formación y experiencia precisa para dar solución satisfactoria al asegurado, aglutinando toda la información de los diferentes departamentos del asegurado, lo que sin duda libera recursos al mismo.

Ingemar tramita todas las reclamaciones, desde daños bajo franquicia hasta grandes siniestros, poniendo los recursos periciales cuando así son requeridos por el asegurado, destinado a conseguir una adecuada negociación de las liquidaciones propuestas por el asegurado y sus peritos. Ingemar incorpora el asesoramiento legal para proceder con las reclamaciones y recobros por la via amistosa sobre la base de no cure no pay.  

Ingemar desarrolla junto con el asegurado una matriz para las actuaciones por debajo y por encima de los límites de autoridad, lo que permite el control absoluto por parte de asegurado de todo el proceso.

El servicio no entra en conflicto con la labor del bróker, muy al contrario busca una colaboración estrecha con el mismo y el aporte técnico para una satisfactoria resolución del siniestro.